Cuando un gato se cae, se deja llevar

cuando-un-gato-se-caeCuando un gato se cae, se deja llevar. Se relaja completamente y aterriza ligeramente sobre el suelo.

Pero si uno de esos gatos cayera de un árbol y de repente pensara que no quiere caer, se pondría tenso y rígido y caería como una bolsa de huesos rotos sobre la tierra.

Por eso, en lugar de vivir en un estado de tensión crónica y agarrarnos a cosas que, en realidad, están cayendo con nosotros porque el mundo es efímero, deberíamos ser como un gato. No resistirnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *