La prueba de los tres filtros de Sócrates

los-tres-filtrosCuando alguien se disponga a contarnos algún chisme de otra persona, os recomiendo aplicar la prueba de los tres filtros, la cual se le atribuye a Sócrates.
Cuentan que un día se le acercó un conocido y le dijo:
−Maestro, ¿sabes lo que escuché acerca de tu amigo?
−Espera un minuto -le contuvo Sócrates- Antes de decirme nada, quisiera aplicar la prueba de los tres filtros a lo que vas a decirme.
−El primer filtro es el de la verdad. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?
−No, realmente sólo escuché que…
−Está bien. Entonces realmente no sabes si es cierto o no.
−Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad. ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?
−No, por el contrario…
−Así pues, es algo malo y no estás seguro de que sea cierto…
−Nos queda aún el tercer filtro, el de la utilidad. ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?
−No, la verdad es que no.
−Entonces, si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, ni útil, ¿Para qué querría saberlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *